Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 21 de junio de 2010

Hoy en día son muchos los docentes, directores de escuelas y profesionales dedicados al área de la salud física y psíquica que están replanteándose su tarea, el sentido de su tarea y hacia donde van a dirigirla en esta época.

¿Por qué está sucediendo esto?

Los sistemas educativos quedan obsoletos, no alcanzan para abordar la problemática interna que manifiestan los Niños de Hoy. Los profesionales que trabajan con niños se preguntan por dónde, cómo y para qué. Notan que las consultas han cambiado, que lo que antes servia como solución viable, hoy ha perdido valor.

Las nuevas miradas de los niños, sus profundos planteos, la angustia y tristeza que los arrastra al aislamiento y soledad, la irá y agresividad incontrolada, la hiperactividad, la desmotivación y desgana, todo esto preocupa tanto a padres como a docentes y profesionales de la salud..

Si hablamos de nuevos niños, debemos hablar indefectiblemente de Nuevos Adultos. Adultos flexibles, abiertos, con capacidad de crear en el instante nuevas formas de llegar al Alma Espíritu del niño. Adultos con la capacidad de ver el problema como una manifestación espiritual, como una necesidad del alma de ser vista y considerada como única.

¿Qué podemos hacer?

* Pedir Nuevos Enfoques.
* Tener una actitud abierta y perceptiva.
* Abrir nuevos caminos
* Creer en la intuición y en los nuevos conocimientos
* Considerar al Espíritu como parte viva de la conformación del ser humano.
* Cuerpo, mente, Espíritu en unidad requieren la comprensión, su cuidado y cultivo.
* Comenzar a trabajar acompañando al Ser espiritual del niño.

¿Cómo se hace el cambio?

El cambio debe plasmarse primero en la vida del adulto. Se trata de una transformación interna:

Del Ser Espiritual del Adulto

hacia el Ser Espiritual del Niño

Afortunadamente, el cambio se está viendo.

Padres, docentes, médicos, psicólogos, psicopedagogos, distintos terapeutas estamos investigando nuevos abordajes, transformando nuestra vida y nuestra conciencia.

* Gran cantidad de consultas de padres manifiestan que gracias a ciertas problemáticas de sus niños, o de algún niño de la familia, han abierto su camino, han cambiado notablemente el enfoque de su vida comenzando a considerar lo intangible como lo más concreto.
* Multitud de testimonios de profesionales indican también que gracias al cambio visible de los niños y sus dificultades en acompañarlos armónicamente, comenzaron a buscar nuevos horizontes, y con ello su vida dio un profundo vuelco personal y profesional.

Como humanidad esto marca EL COMIENZO DE UN GRAN CAMBIO. Comprendo que al principio puede surgir un sentimiento de desolación: “me siento solo”, de desilusión: “todo lo que hice hasta ahora no sirve”, o un sentir de que todo es muy grande “No voy a poder con todo”...si dejamos aparecer la esencia Espiritual más sabia, descubriremos que allí sólo existe la profunda certeza y seguridad en si mismo.

Médicos, docentes, padres, terapeutas, psicólogos estamos sintiéndose llamados a abordar el acompañamiento del niño de forma más profunda. Estamos en un momento de transformación, de revalorización y redescubrimiento. Uno a uno los Seres Humanos estamos despertando e invitando a otros a que despierten.

Una célula nueva despierta, una chispa interior comienza a brillar, surge una intuición, nuevas reflexiones, preguntas sin respuestas que incomodan y motivan a buscar. Este es el comienzo del cambio.

Primero nuestros ojos ven, luego con nuestra conciencia nos transformamos, con la acción ponemos una semilla, y lo que pasa después es digno de Ser vivenciado.

www.PsicologiaMariloVelez.com
www.ReddeLuz.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario